asdadsd

Ironía geométrica

Álvaro Peñalta

Cuando la estética pop y la geometría se unen en un concepto creando atmósferas muy visuales que irradian sensaciones enérgicas con color y mucho carácter. Su manera de crear se nutre de algo tan interesante e intangible como la ironía kitsch, artistas como Jan-Paul Goude y el artificio de los 80.  Os presentamos a Álvaro Peñalta.

nlknlkln

En tu web hablas de tus estudios, pero no dices nada más personal, ¿nos podrías contar quién es Álvaro Peñalta?

Siento que soy de muchos sitios pero de ninguno a la vez. Nací en Zaragoza, pero mis padres son de Córdoba. Nos fuimos a vivir a Teruel y desde pequeño viví en Alzira, al lado de Valencia. Estudié Publicidad y Relaciones Públicas y también me licencié en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Valencia, luego me fui a Barcelona para especializarme en dirección de arte y me quedé.

Durante toda mi infancia y adolescencia me sentía como de otra tribu. Mi familia es de ciencias y números, así que viví en un entorno muy poco creativo. Además, el pueblo en el que vivía creo que me impedía desarrollar mi creatividad. En el colegio me aburría mucho, me pasaba todo el tiempo imaginando lo que quería, y eso me evadía. Recuerdo que sólo me interesaban las asignaturas con más carga visual como historia del arte, biología y geografía. Terminar el bachillerato y abandonar mi pueblo supuso una nueva vida.

Después de cursar las dos carreras, ¿qué fue lo que determinó la decisión de dedicarte a la dirección de arte?

Tras terminar los estudios empecé a trabajar en el mundo publicitario y audiovisual, donde por fin encontré el camino donde más cómodo estaba, la dirección de arte. Pero no fue hasta el último curso de la carrera de Publicidad y RRPP no tenía muy claro por qué camino me decantaría, sólo sabía que me interesaba la creatividad y el diseño publicitario. La parte de Marketing y planificación de medios de la carrera no me interesaban mucho, eran aspectos que aunque también requieran creatividad, eran más de lógica y estrategia. Recuerdo que el momento exacto en el que me decanté por la dirección de arte fue al hacer 2 proyectos audiovisuales en grupo para una asignatura de realización audiovisual publicitaria. En ellos se me asignó la función de dirección artística, fue entonces cuando me di cuenta que era el ámbito en el que más disfrutaba. Cuando terminó el curso mi profesora de la asignatura, Chari, me aconsejó que tirase por ese camino.

aftersex

¿Nos podrías contar en qué consiste el trabajo de un director de arte?

La función de dirección de arte consiste en revestir un concepto o idea, hacer visualmente más atractiva una pieza al público objetivo. Cuando mejor trabajo es cuando lo hago codo con codo con el director o director creativo de una pieza, para así llegar a una visión común. Él visualiza las escalas de planos, acciones y los elementos de atrezzo activos que aparecerán, y yo me encargo de enriquecer visualmente y darles color a esas imágenes primitivas en blanco y negro que tiene en mente el director. Los directores de arte generamos esa atmósfera, un universo visual a partir del concepto/idea que tiene su director/director creativo, para reforzar visualmente la pieza. Hacer ese caramelo más apetecible al público objetivo.

¿Qué tiene que tener un proyecto para que capte tu atención?

La base primordial para que me interese un proyecto es que se sustente bajo un concepto potente, que exista una narrativa. La estética por estética es genial, pero cuando un proyecto se sustenta sobre un buen concepto, un mensaje, el resultado es infinitamente mejor. Intento ser adaptativo, como director de arte debes ajustarte a un tipo de cliente y a un objetivo de comunicación y marketing. Pero cuando tengo oportunidad de llevar un proyecto a mi terreno le doy un enfoque más pop.

dfsdf

Hablas de algunas fobias de manera colorista y pop, ¿por qué estas fobias?, ¿cómo materializas esos conceptos a algo tangible?

Un día me dio por buscar fobias curiosas y di con un enorme listado, me pareció divertido aprovechar algunas para un proyecto personal. Quería sintetizar el concepto de manera directa, uniendo dos elementos, una parte humana unida a otro elemento que causa una fobia. Me gusta la presencia de las manos, que como bien dicen, son el espejo del alma. A través de ella manipulamos los objetos, es una forma metafórica de enfrentarse a una fobia.

Recurres mucho a formas geométricas, ¿cuál es tu relación con éstas?

La verdad es que me encanta la geometría, me atrae por la simplicidad de sus formas. A través de formas tan simples puedes generar composiciones muy armónicas. Todo a nuestro alrededor se puede encuadrar y de-construir en formas geométricas. Un gran referente en este tipo de composiciones es el movimiento Bauhaus.

¿De qué artistas y movimientos artísticos te nutres?

Me inspira mucho la cultura pop, lo naíf, el cine de terror de serie B y lo irónico de la estética kitsch. Referentes y estéticas que ayudan a evadirnos de esta realidad gris en la que vivimos. Pero sobre todo me encanta la década de los 80, seguramente sea el exceso, la sobreproducción, el artificio, los métodos analógicos y la nostalgia lo que han hecho que sea la década que más me fascina. Además de su línea retrofuturista y pop de la década. Como artistas, siempre me ha fascinado la obra de Jean-Paul Goude. Es increíble pensar que sus fotografías tan artificiosas están realizadas sin ningún tipo de programa de retoque digital. El retoque lo llevaba a cabo manualmente y el resultado eran fotografías que podrían ser perfectamente de campañas publicitarias actuales.

kokk

¿Cómo consigues todo el atrezzo de los proyectos? ¿Hay algunos que hayas echo manualmente?

Soy bastante observador, puedo encontrar buen material en el sitio menos pensado: desde un anticuario, un bazar chino, la calle, un rastro, ¡incluso en casa de mi abuela! Hay algunos proyectos como ‘Point’ donde la mayoría de los elementos fueron elaborados manualmente y otros fueron customizados. Ahora estoy inmerso en un proyecto parecido donde combinaré los dos tipos de atrezzo.

¿Cuales son tus productos favoritos de Zatro?

Siguiente

Fotografía para contar

Siguiente

Alba Blázquez, dualidad improvisada