d

Fotografía para contar

Elisa Carnicer

Elisa Carnicer vino a Barcelona a estudiar y descubrió todo un mundo de posibilidades, distintas formas de comunicar y transmitir a través de la fotografía de moda. Empezó su camino con la seguridad y la motivación de hacer aquello que realmente le apasiona. Y eso se nota.

sadadsda

Antes de todo, ¿podrías introducirte un poco?

Nací en Tarragona y me mudé a Barcelona a los 17 años. Barcelona me ha dado mucho aire fresco, hay estímulos constantes y eso me apasiona. Aunque recientemente viajo mucho, necesito ir oxigenando la mente.

Vine a estudiar Comunicación Audiovisual en la Universitat Pompeu Fabra y luego fui orientando mis pasos hacia la fotografía con cursos en Elisava, Iefc y recientemente en Fotodesign. Mi vida siempre ha ido muy ligada a muchas disciplinas artísticas, mucha música, muchísimo cine, videoclips, y también he escrito durante muchos años. La fotografía es una suma de todo ello supongo, y también porque se me da de pena cualquier arte plástico (risas). Actualmente he encontrado en la fotografía de moda una conjunción de todo ello, me parece un campo apasionante por la creatividad que desborda, las posibilidades que tiene, matices, colores, texturas, etcétera. Me gusta poder crear microclimas efímeros, jugar con la luz, con las expresiones, los colores y los conceptos para acabar sacando una foto.

Soy muy apasionada de lo que hago, sea lo que sea, soy perfeccionista a morir. Soy una friki para algunas cosas, necesito tener aglún viaje en mente siempre, amo el vino blanco, Buffalo 66, Micah P Hinson y buscar el algo más de cada día.

Es un lujo en la sociedad actual saber lo que te gusta y a lo que quieres dedicarte, ¿no crees? ¿Cuando decidiste hacer de la fotografía, tu trabajo?

Es cierto que desde hace muchos años, parece una utopía el trabajar de lo que uno quiere. Se puede considerar un “lujo” saber lo que te gusta, aunque en general creo que nuestra sociedad no nos motivan para hacer lo que nos atrae. Siempre leemos frases de “Fotolog” que nos animan a luchar por lo que nos gusta, pero en realidad, acaba quedando un poco en segundo plano.

Yo no podría vivir sin hacer lo que me llena. Es un camino un poco más difícil y más si empiezas desde cero, pero para nada imposible. Hace unos 5 o 6 años que me dedico a la fotografía de modo espontáneo, he hecho mucha fotografía artística, de viaje, etc. Hace apenas un año encontré en la moda la conjunción de todo ello; me explotó bastante la cabeza cuando empecé a conocer más a fondo el mundo de la fotografía de moda y las posibilidades que tiene. Actualmente es un motor para mí, vivo por y para ello. Combino otros trabajos hasta vivir exclusivamente de ello, pero creo que es un mundo con muchas posibilidades y más si tienes las ganas que tengo yo.

sadasd lklk

¿Y cómo o qué te inició en la fotografía de moda?, aquello que más te atrajo desde un principio.

La foto de moda vino un poco sin avisar. Hace justamente un año empecé a estudiar para especializarme por pura curiosidad, y a las dos clases supe que este mundo cambiaría mi rumbo. El imaginario de la moda es muy potente, derrocha creatividad, tiene referencias de arte, música… Es un reflejo de lo que pasa en las mentes de los jóvenes y de las sociedades en general, y más la moda actual. Es una manera de comunicar muy directa y gracias a la moda se normalizan conceptos de sexualidad, otros tipos de belleza, las diferencias de género, la variedad de modus vivendi, etc.

Viniendo de otros campos de la fotografía, ¿qué cosas nuevas has descubierto con la fotografía de moda?

Con la foto de moda he descubierto un medio en el que es determinante el trabajo en equipo, como gestionas las personas y saber delegar y a la vez tener una determinación de lo que quieres hacer, tiene una parte similar a la dirección de cine, por la que siempre me he sentido atraída. La competitividad también es fuerte pero si sigues tu intuición, experimentas y eres fiel a tu trabajo, las cosas van solas.

Con ella puedo explorar y explotar mi creatividad e imaginario con un objetivo concreto. El hecho de que haya un fin, ya sea editorial o comercial, hace que te enfoques mucho más que en otros géneros de la fotografía. Me gusta especialmente como los diseñadores plasman su visión del mundo en las colecciones; me atraen desde marcas como Vivienne Westwood o Vetements hasta las campañas de Gucci, Comme des Garçons, Cristopher Kane, Miu Miu, McQueen, Marni… También me gusta mucho poder conocer modelos distintos, cada uno con sus curiosidades, y poder trabajar con ellos de forma bidireccional, saber lo que quieres sacar de las fotos pero estar abierto a qué comunica cada modelo.

¿Nos podrías contar alguno de tus viajes? El que más te haya impactado, para bien o para mal.

Desde hace algunos años he tenido la suerte de poder viajar regularmente y dedico parte de mis esfuerzos a ello. Cada viaje te aporta algo, y me gustan los viajes a lo grande, pero también soy feliz pasando la tarde en el Montseny.

El año pasado hice una ruta por la Costa Oeste de los Estados Unidos y creo que es el viaje que más me ha llegado por la cercanía de la naturaleza, sus texturas, la gente, lo estadounidenses, todo. Fueron 21 días de ruta en coche, desde San Francisco, pasando por la Big Sur, visitando los pueblos de la costa de California, llegando a los Ángeles, Beverly Hills, el Gran Canyon, Monument Valley, Yosemite… Me gustó la sensación de estar en ruta, las estancias las hicimos entre moteles y Airbnb y eso hace que vivas el viaje de una manera completamente distinta y mucho más real. En uno de los pueblos cerca de Yosemite tuvimos un problema con una plaga de bichos que inundó el pueblo y que se colaban en la habitación. Decidimos tapiar todas las puertas y agujeros de la habitación con papel higiénico para que no pudieron entrar. En el momento no fue nada divertido, pero con la perspectiva son las cosas que hacen que vivas a fondo los viajes.

seleccion-fotografias_zatro_elisac-14

¿Crees que es imprescindible, para quién esté empezando en la foto de moda, irse al extranjero? ¿Cuál ha sido tu experiencia en este aspecto?

Creo que en general, en cualquier disciplina es imprescindible irse al extranjero. Me gustaría que no fuera así, y no quiero entrar en el típico argumento de que “fuera todo es mejor”, aquí también hay buenas opciones y propuestas, pero no hay un tejido tan sólido de oportunidades y mercado como puede ser en otras ciudades. Aún así, al principio, no creo que sea imprescindible. Es más importante aprender a mirar, saber de donde sacar las referencias, y disparar y disparar allí donde vivas.

Este verano me fui a Londres durante 5 días de improviso porque dos compañeras que hacen también foto de moda estaban allí durante el mes de agosto. En pocos días salieron muchos shootings y las agencias estaban encantadas de colaborar con nosotras. Es una ciudad donde la moda se respira de otra manera. Allí preparamos una editorial para CAKE impreso y hace una semana fuimos a dispararla. El equipo fue fantástico y la experiencia increíble. Aunque apenas hace una semana, sigo con mono londinense y me gustaría vivir allí un tiempo.

También tuve la oportunidad de estar en Nueva York de viaje y coincidió con la NY Fashion Week de Hombre, así que pude hacer retratos de los modelos a la salida de los defiles. Además organizamos un shooting con una modelo y la experiencia fue muy enriquecedora, no sabes como va a salir y tienes que tomar decisiones rápidas sobre localizaciones, opciones de modelo, etc. Si aquí ya es complicado, fuera lo es más y tienes más incertidumbres. Desde hace unos meses planifico los viajes y me planteo un poco en cada uno el poder hacer algo de moda en ellos; tengo la inmensa suerte de que a mi pareja también se ha enganchado al mundo de la moda y además de ser un gran apoyo, creo que disfruta como tanto como yo.

seleccion-fotografias_zatro_elisac7bSelección fotografías_Zatro_ElisaC.10

¿Qué editoriales destacarías?

Para mi, hasta el momento, las editoriales que he ido haciendo las concibo como un trabajo de experimentación, divertimento e introspección. A todas les tengo cariño un poco por igual. Tal vez destacaría la última que realicé en Londres para CAKE impreso, un poco por el trabajo de preparación y la sensación de tener todo el equipo allí apostando por alguien que no conocen. Salió todo rodado y tengo ganas de verlo publicado.

¿Nos podrías contar la sesión de fotos soñada para ti?

Tengo muchas ideas en la cabeza para una sesión de fotos. Lo primero, más que soñada, quiero que sea real, hacer un shooting en el que alguien se encargue de toda la producción (risas), eso sería genial. Más allá de eso, a nivel comercial me gustaría poder trabajar con alguna marca como Gosha, ahora está muy de moda, pero lo ruso hace tiempo que me atrae, de hecho hace un par de años empecé a estudiarlo durante un año y quiero retomarlo. También me gustaría descubrir algún diseñador nuevo y planificar un imaginario común. Otro idea sería llegar al nivel estético y de reconocimiento que me permitiera hacer un proyecto y publicarlo en revistas impresas que me gustan, como Noon, SSAW, Metal, i-D, Boys by Girls o REVS. Eso ahora mismo cae lejísimos pero nunca se sabe… Finalmente, me encantaría hacer una editorial o un proyecto que tenga un enfoque más documental en países como China, algún país de los Balcanes o Méjico.

¿Cuales son tus productos favoritos de Zatro?

Siguiente

Sin musa, hay inspiración

Siguiente

Ironía geométrica