Enric sant, sentimientos a pie de calle

El spray y la pincelada son los portavoces de lo que el artista Enric Sant quiere transmitir, sus sentimientos e inquietudes personalizados por formas humanas extrañas conducidas por el caos y plasmadas en los muros de las ciudades o en lienzos y madera. Os damos la bienvenida.

foto_perfil_02_enricsant

¿Cómo empezó tu relación con el arte?

No sé bien bien como empezó, desde niño siempre me gustó modelar, dibujar, pintar y todas esas actividades creativas que nos gusta hacer cuando somos pequeños. Lo que más recuerdo es que me tomé enserio el arte cuando lo empecé a utilizar como forma de expresar mis sentimientos e inquietudes. Esto sucedió en plena adolescencia, mientras cursaba Bachillerato artístico, por entonces yo no me planteaba demasiado qué iba hacer con mi futuro. Empecé a escuchar con unos compañeros de clase HipHop, a bailar BreakDance y a pintar graffiti, casi todo de golpe. Pero fue únicamente con el graffiti cuando la cosa empezó a ponerse seria, mi relación con el arte se estableció como pilar de mis inquietudes.

¿Qué fue lo que te atrajo de una técnica tan especial como el graffiti?

De niño siempre me había llamado la atención los graffitis que veía cada día de camino al colegio, y para un niño la pintura en spray es algo muy exótico. Cuando era adolescente me fascinaba la idea de que todo el mundo pudiera ver lo que había pintado y el hecho que otros grafiteros supieran que yo había estado allí. Con el tiempo fui apreciando mucho más todo lo que los muros pueden ofrecer y la diferencia entre pintar en un lienzo o papel a pintar en una pared de acceso público. El hecho de pintar en una superficie grande y ver en toda un área cubierta de aquello que  quieres expresar es muy impresionante.  Con el tiempo la costumbre te hace olvidar estas sensaciones pero cuando te paras a observar y miras los muros y vuelves a sentir la misma emoción.

enricsant_zatromagazine

¿Nos podrías contar cómo esas primeras obras que pintaste se han convertido en lo que creas hoy?

Nada tienen que ver los primeros graffitis con las piezas que hago ahora, antes eran pura letra con powerlines, inlines, brillos y más elementos estilo writter, todos esos aspectos te ayudaban a coger técnica y a apreciar el estilo y trabajo de otros grafiteros. Todo fue derivando poco a poco en obras más ilustrativas, pasando por hacer letras en 3D y acabando en piezas en las que solo aprecian retratos. A así hasta hoy, siendo breve.

Tu faceta artística va más allá del graffiti, pintas al óleo. ¿Qué encuentras de interesante en la pincelada?

Cada técnica me aporta cosas distintas. El spray funciona muy bien en superficies grandes y en formatos aleatorios como pueden ser las paredes de la calle. El óleo es una técnica más intima y cruda, coges la pintura tal cual y la esparces como quieres y con lo que quieras. A mi parecer tienes un contacto mas directo con la materia y el color,  y el grosor de la pintura también puede ser protagonista en la obra. Todo esto me hace ser más responsable con el acabado final de las pinturas.

 ¿Qué tipo de visión de la humanidad retratas en tu obra, la actual o la futura?

Cuando hablo de la humanidad no pienso en situarla en un espacio de tiempo, ni tampoco muestro como sería en el futuro, normalmente trato a la humanidad como elemento atemporal e incambiable. En ocasiones aparecen elementos que pueden situar las piezas en un tiempo en concreto, pero creo que podrían ser leídas en cualquier contexto histórico.

¿Hasta qué punto crees que el graffiti ha logrado que se considere un arte respetable? 

El graffiti se ha popularizado mucho y se ha convertido en tendencia, y de ahí han derivado otros movimientos artísticos. Pero por su naturaleza anti-sistema, no creo que pase nunca a ser un arte respetado. Es cierto que grafiteros y artistas del spray están llenando galerías, pero eso es otra historia.

¿Crees que la gente si ve arte en una galería, le da más importancia a lo que el artista quiere transmitir? 

A mi parecer esa es la función de un espacio expositivo, toda la atención debe estar en la obra y en lo que ésta transmite, pero la importancia que el espectador pueda darle a la obra, en general, es algo muy relativo

 ¿Qué intimida más, las personas que vean tu obra en la calle o en una galería?

Al final una obra es una obra esté donde esté, a mí lo que más me intimida es otro artista contemplando mi obra.

¿Qué proyectos te traes entre manos?

Ahora mismo estoy con una serie de pinturas que siguen con la linea de las últimas piezas eróticas que se han expuesto en la colectiva “O” en Montana Gallery, Barcelona.

A finales de febrero presentaré algunas piezas nuevas en URBANITY, una feria de arte urbano que se estrena en Madrid. En estas nuevas piezas se va ver una depuración de estilo y de elementos, para dar más importancia al color y a la materia y transmitir el concepto de forma más limpia.

A su vez estoy trabajando con Museless, una productora musical. Llevamos a cabo un espectáculo audiovisual en el que estamos trabajando desde hace pocos meses.

enricsant_zatromagazine8

¿Cuales son tus productos favoritos de Zatro?

Me gustan únicamente los productos que no usan piel ni otros materiales de origen animal.

Siguiente

Liébana Goñi, ritmo a todo color

Siguiente

IÑAKI MUR, vivir el personaje