josearoda_zatromagazine3

Jose A Roda, diversión en el papel

Salir de su zona de confort y asumir riesgos, o en otras palabras, mudarse de Barcelona a Madrid, fue lo que determinó la dirección de su carrera. El dibujo se convirtió para Jose A Roda en un entretenimiento, y sumando su cabezonería y ganas de mejorar, en su trabajo, su dibujo. Su proyecto sensible, personal y divertido.

Foto por Montenegro Lafont

Te licenciaste en Comunicación Audiovisual y hiciste un postgrado en Diseño Gráfico, momento en el que el dibujo empezó a tomar más protagonismo. ¿Qué fue decisivo en ese proceso? 

Así es. Siempre, más o menos, he tenido afición por dibujar, aunque sólo como pasatiempo. En el postgrado tenía una compañera ilustradora, y creo que fue la primera vez que conocí a alguien que vivía del dibujo, y eso molaba mucho. Además, mi compañera era una persona súper maja y súper normal, cosa que hacía todo esto mucho más atractivo para mí; que siempre he abogado por la normalidad. Sentí mucha curiosidad, pero ni siquiera en ese momento me planteé que ese podría ser mi camino. Ahora con la perspectiva del tiempo, sí que pienso que de aquellas aguas vienen estos lodos.

Después de la decisión viene el gran paso, ¿cuál fue el tuyo para dedicarte a lo que haces hoy en día? 

No ha existido un único gran paso como tal. Creo que más bien se trata de una sucesión de pasitos encaminados hacia una misma dirección. Hablamos de pasitos que aún sigo dando, obviamente. El germen está en lo que te contaba del postgrado, pero desde luego el paso inicial fue mudarme de Barcelona a Madrid. El perder mi entorno, mi rutina, mi zona de confort, eso me obligó a tomar decisiones y asumir riesgos. Tenía mucho tiempo y poco dinero y pocas amistades, así que el dibujo se convirtió en el entretenimiento perfecto entre entrevista y entrevista de trabajo. El resto ha sido cabezonería y ganas de mejorar.

José A Roda para Zatro con modelo de hei sunglasses

Planteas que tu proyecto eres tu mismo, ¿podrías desarrollar la idea? 

Quiero decir que no hay una marca, unos estatutos de empresa, un libro de estilo, un plan empresarial. Mi proyecto es mi dibujo y mi dibujo es muy intuitivo, sensible y personal. Mi trabajo está sujeto a mis expectativas y a mis deseos. Puedo hablar de mi forma de mirar, de mi forma de sentir y de mi forma de expresarme, pero no puedo hablar de cifras, nóminas, horarios, vacaciones o plantillas. Todo eso tiene, como casi todo en la vida, su parte positiva y su parte negativa.

josearoda_zatromagazine5josearoda_zatromagazine7

¿Tu obra es la expresión de tu mundo interno?, ¿o aquello de lo que te gusta rodearte o admiras?

Es un poco todo, pero creo que se acerca más a lo segundo. Intento dibujar cosas con las que me siento representado pero básicamente que sean cosas bonitas que me gustaría tener en casa. También pienso en dibujar cosas para personas molonas con casas molonas. Mi obra es una especie de investigación entre la forma y el color. Los estiro y replanteo constantemente para ver qué posibilidades me ofrecen a la hora de dibujar retratos. Mi obra es un juego.

Utilizas técnicas muy diversas, cada una de ellas da un carácter muy especial a cada obra, ¿cuál es la que más te ha sorprendido?, ¿hay alguna que aún no has probado y que quieras trabajar?

Me encantaría probar de todo, pero es complicado. No siempre tienes el tiempo ni el espacio ni el dinero especialmente en una ciudad como Madrid en la que no abundan ninguna de esas tres cosas. Me gusta mucho utilizar las manos, me encantaría trabajar la arcilla. También me flipa el mundo de los tapices y las alfombras, pero es lo que te digo, ni tiempo, ni espacio, ni dinero.

Las formas y los colores parecen jugar sobre cualquier soporte que utilices, ¿transmitir esa diversión es un mensaje importante para ti?

Absolutamente. La simpatía formal y de colores, es mi rollo total. No tengo mucho interés en el detalle, en lo minucioso, tampoco en las composiciones muy complejas. Me gusta que sea sencillo, bonito, fácil, simpático y divertido.

josearoda_zatromagazine6

La mayoría de tu obra la protagonizan mujeres, ¿qué te transmiten?, ¿cómo son tus musas?

Me gusta todo lo femenino. Me parece bonito, poderoso y verdadero. Creo que si tengo que elegir, siempre voy a elegir representar una mujer. Mi musa sería una persona lista, libre, valiente y redondita.

Trabajaste con Instagram para la creación de stickers de Instagram Stories, ¿qué supuso, personal y profesionalmente para ti?

Una experiencia increíble. Instagram cuenta con más de 700 millones de usuarios y somos muy pocos los afortunados que podemos decir que hemos trabajado con ellos. Es una suerte y una oportunidad brutal. Por una parte está la satisfacción que supone que un gigante como Instagram te pida que trabajes para él (primero haciendo los geostickers de Madrid, luego el Pride Sticker y por último el Pride Wall) y por otra, la ilusión tan grande que hace ver como gente que no te conoce de nada utiliza tu trabajo en su día a día. Esto último es una sensación muy particular, muy diferente a todo lo que había vivido hasta ahora. Estoy inmensamente agradecido y deseoso de seguir trabajando con ellos.

josearoda_zatromagazine9

Si pudieras materializar tu futuro, ¿qué forma y color tendría?

La de una cerámica de Ettore Sottsass, pero que sea una sencillita, que no hace falta fliparse.

¿Cuáles son tus productos favoritos de Zatro?

Siguiente

Pau Sanz, no hay arte sin línea

Siguiente

Cristina Daura, la presencia del cómic